Los probióticos son microorganismos vivos que al ingerirse en cantidades adecuadas aportan beneficios para la salud, ya que ayudan a reconstituir la microbiota intestinal.
 Tomando en cuenta que el 70% del sistema inmunológico se encuentra en el TGI, la microbiota intestinal es la primera barrera de defensa contra patógenos y cumple un rol importante en la digestión de alimentos y absorción de nutrientes.

Los prebióticos son alimentos no digeribles por el animal que ayudan a estimular el crecimiento de las bacterias ácido lácticas (probióticos).